Wanderers sigue sin levantar cabeza en el torneo de Ascenso

En lo que ha sido la tónica de este campeonato, Santiago Wanderers no fue capaz de hacerse fuerte como local y empató uno a uno ante AC Barnechea por la octava fecha del torneo de Primera B.

Para este cotejo el director técnico Francisco Palladino dispuso de una modificación táctica y saltó a la cancha con un sistema de cuatro defensores, cuatro volantes y dos delanteros (4-4-2), dejando atrás el 4-3-3 que venía utilizando. Víctor Espinoza ocupó el lugar del suspendido Marco Velásquez, Carlos Muñoz volvió a la titularidad y Brayan Garrido se sumó al mediocampo.

Pese a dominar las acciones en los primeros minutos, un error de Kevin Vázquez, quien entregó el balón al rival, fue bien aprovechado por el elenco huaicochero, tras la conquista de Harol Salgado a los 14 minutos. Diez minutos después vendría la conquista verde gracias a un preciso centro de Marcelo Cañete que encontró la cabeza de Andrés Barboza.

Con el empate alcanzado, el Decano intentó infructuosamente ponerse en ventaja, pero no fue capaz de superar la resistencia del cuadro capitalino, es más, en los últimos minutos estuvo cerca de perder el partido luego de un buen tiro libre de Boris Sagredo que fue bien contenido por el portero Eduardo Miranda.

Con este resultado Santiago Wanderers llega a 10 puntos en el campeonato y se ubica en el 9° lugar, a nueve puntos del líder Deportes La Serena.

PANORAMA POCO AUSPICIOSO

Tras el cierre de campaña del año pasado, en que se estuvo muy cerca de conseguir el ascenso, la sensación de la hinchada caturra es que el equipo daría un salto de calidad este año en busca del añorado retorno a Primera División, pero hasta ahora la realidad dicta otra cosa.

Pese a las ventas de Paolo Guajardo y Lucas Cepeda por cifras cercanas al millón de dólares, el cuadro porteño no incorporó refuerzos que marquen la diferencia o equiparen el nivel de los jugadores que dejaron el club, sumamos a Matías Plaza, quien salió libre a Ñublense.

Dentro de la cancha, Wanderers ha dejado varias interrogantes, más allá de los irregulares resultados, producto del nivel de juego alcanzado. De momento, le cuesta dominar a sus rivales, imponerse a través de la posesión del balón y defenderse de buena manera. Los 13 goles en contra dan cuenta de este último punto, y además el equipo no ha podido mantener la portería en cero en ninguno de los ocho partidos del torneo.

Tras el descenso del año 2021, la negativa campaña de 2022, la irregularidad de 2023, en que el equipo también tuvo un flojo comienzo, el hincha wanderino/a se pregunta ¿En qué momento el equipo dará el salto de calidad?

Hasta ahora la administración de la sociedad anónima ha estado marcada por el fracaso deportivo como resultado de malas decisiones dirigenciales, particularmente a nivel de comisión fútbol, por ejemplo, en cuanto a venta y llegada de jugadores, continuidad del cuerpo técnico, situaciones que dificultan el objetivo de ascender a Primera División.

Foto: Comunicaciones Santiago Wanderers

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *