Emocionante Clásico Porteño finalizó en abultado empate en Playa Ancha

La frase «un clásico es un partido aparte» se hizo notar en la edición 124 del choque más importante de la quinta región. A pesar de las drásticas diferencias en el presente de ambos equipos, Santiago Wanderers y Everton supieron entregar un excelente espectáculo, pero que dejó un sabor agridulce en todos los caturros al no poder quedarse con los tres puntos.

Al mediodía de este domingo, se vivió el partido más esperado por los hinchas caturros y ruleteros: una nueva edición de un duelo que trasciende el fútbol regional. La fiesta estaba armada desde temprano en la ciudad porteña para luego trasladarse al coliseo de Playa Ancha.

En la antesala del encuentro, el homenaje a Juan «Tanque» Álvarez se robó todos los flashes. El goleador histórico  del Decano y máximo artillero en clásicos porteños con seis goles, recibió por parte de la Corporación Santiago Wanderers un merecido homenaje por su exitoso paso con la camiseta verde, la que vistió con honor durante dos periodos: 1962-1969 y 1974-1975.

La acción comenzó de inmediato. En uno de los primeros ataques caturros, Jean Paul Pineda (5′), tras centro rasante de Luis Pavez por la banda izquierda, conectaría un zapatazo que se coló entre las piernas del portero Eduardo Lobos. El mismo Pineda, de gran actuación durante todo el partido, ampliaría la cuenta a los 21′ con un certero cabezazo, desatando la algarabía en los diez mil porteños que colmaron el recinto deportivo.

La reacción oro y cielo llegaría dos minutos después, cuando Óscar Salinas descontó con una zurda para batir a Gabriel Castellón. Los ruleteros siguieron adelante hasta lograr emparejar las dianas en los pies de Juan Cuevas a los 37′. Sin embargo, los porteños no perdieron la calma y lograron sobreponerse al empate. Luego de una desatención en la salida de Jaime Carreño, César Cortés (42′) recuperó un balón y definió con total tranquilidad frente a Lobos. Con la ventaja mínima se irían al descanso.

Durante el complemento, el acelerador disminuyó en ambas escuadras. Los cambios llegarían para renovar los ánimos, con ambos equipos generando opciones de gol. La suerte llegaría para los evertorianos a partir de un dudoso tiro de esquina cobrado por el juez Roberto Tobar. Francisco Venegas conectó el servicio al primer palo, marcador que a la postre sellaría el encuentro.

4 AÑOS SIN VICTORIAS

Con el marcador sentenciado, se cumplen cuatro años sin que Wanderers sepa de triunfos ante sus pares de Viña del Mar. La última victoria se gestó en el 2013 cuando vencieron 3-0 jugando en Quillota.

Ahora bien, la racha de empates entre estos dos elencos se extiende a 37 y se mantienen las 68 victorias para Everton y 57 triunfos para Wanderers.

Pese a todo, el punto obtenido por los dirigidos de Nicolás Córdova no ayuda para zafar de la zona baja de colocaciones ya que continúan en la penúltima posición de la tabla de coeficiente, a diferencia de los viñamarinos que se ubican en un tranquilo noveno lugar.

Prensa Corporación Wanderers/Lucas Suarez T.
Correo electrónico: corporacionwanderers@gmail.com
Facebook: /CorporacionSW
Twitter: @CorporacionSW

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *